ACCIDENTE DEL "KURSK" "K-141"
SUBMARINO RUSO CLASE OSCAR II

NOMBRE NUMERAL BOTADURA ALTA BAJA
KURSK K-141 1994 1995 2000


CARACTERISTICAS

DESPLAZAMIENTO: 13.900 TONELADAS EN SUPERFICIE.
18.300 TONELADAS EN INMERSION
DIMENSIONES: ESLORA: 154 METROS.

MANGA: 18,2 METROS.
CALADO: 9 METROS
MAQUINAS: NUCLEAR; 2 VM-5 PWR; 380 MW; 2 GT3A TURBINAS; 98,000 hp(m) (72 MW);
Nº DE EJES: 2 EJES, 2 HELICES, 2 SPINNERS
VELOCIDAD: 15 NUDOS EN SUPERFICIE.
28 NUDOS EN INMERSION
ARMAMENTO: 4 TUBOS LANZATORPEDOS DE 533 mm.
8 TUBOS LANZATORPEDOS DE 650 mm. 36 ARMAS EN TOTAL.
24 MISILES: SSM 24 Chelomey, SS-N-19 Shipwreck (Granit), SS-N-27, SS-N-15, Novator SS-N-16.
MINAS: 32 EN LUGAR DE LOS TORPEDOS.
SONAR PASIVO: SHARK GILL; HULL-MOUNTED; PASSIVE/ACTIVE SEARCH AND ATTACK; LOW/MEDIUM FREQUENCY.
SHARK RIB FLANK ARRAY; PASSIVE; LOW FREQUENCY.
MOUSE ROAR; HULL-MOUNTED; ACTIVE ATTACK; HIGH FREQUENCY.
PELAMIDA TOWED ARRAY; PASSIVE SEARCH; VERY LOW FREQUENCY.
RADAR: SURFACE SEARCH: SNOOP PAIR OR SNOOP HALF; I-BAND.
CONTRAMEDIDAS: ESM: RIM HAT; INTERCEPT.
CONTROL DE ARMAS: PUNCH BOWL FOR THIRD PARTY TARGETING.
DOTACION: 107 HOMBRES, 48 OFICIALES


CRONOLOGIA DE LA TRAGEDIA

  1. SABADO 12 DE AGOSTO:

         El submarino Kursk, se encontraba realizando maniobras en el polígono de tiro que la flota de submarinos del Mar del Norte tiene en el Mar de Barents.

         A las 07:30 Gmt. (11:30 hora local) y en situación 69º 40´ N y 037º 35´ E. se disponía a realizar el lanzamiento de un torpedo a cota periscópica.

         A las 07:38 Gmt, la marina rusa registra una onda de choque, que es registrada por los sismógrafos noruegos.

    ZONA DEL ACCIDENTE                             SISMOGRAFOS NORUEGOS

         Se produjo una explosión interna en la proa del Kursk, y el agua comenzó a entrar provocando la inundación, de los 5 primeros compartimentos.

         Es posible imaginar lo que vivieron sus marineros en los últimos minutos antes del hundimiento. El monstruoso estallido causado por el agua al entrar de golpe, el silbido del aire comprimido, un haz de chispas producto del cortocircuito en la sala de máquinas...

         Luego siguió un gran choque en el fondo del mar y un aterrador silencio en los compartimentos que no habían sido inundados. La luz se apagó, después de que se parara el corazón energético de la nave. El mecanismo de protección de los reactores nucleares actuó de forma automática. En el Kursk hay dos. Inmediatamente se inundaron los fosos de los acumuladores que se encuentran en el segundo compartimento. En la oscuridad sólo se veía la luz fosforescente en los indicadores de profundidad. Sus manillas negras se quedaron paradas cuando marcaban 108 metros. Con sus 118 tripulantes y 24 misiles nucleares.

         Escapar del compartimento averiado y trasladarse a otro en buen estado está totalmente prohibido por el Estatuto Naval y el Código de Honor de los marineros rusos. Cada uno debe permanecer en su puesto hasta el fin, tratando de impedir que el agua o el fuego se propaguen por el barco. Por eso, lo previsible es que en los primeros minutos de la catástrofe muriera la mayor parte de los 118 miembros de la tripulación. Se encontraban en la parte más poblada de la nave, en el segundo compartimento y en el primero de torpedos. Ahí está el cerebro del submarino, el puente de mando, en el cual se hallaban 18 personas, las que corresponden al zafarrancho de combate (situación en la que se lanza un torpedo).

         Lo único que les pudo dar tiempo a hacer en el puesto central fue soplar (inyectar) aire a los lastres. Babor estaba dañado, por lo cual el aire solo entro en los lastres de Estribor. Pero esta maniobra resultaba inútil. Peor aún, la gran masa del Kursk había escorado precisamente a babor. Este desplazamiento dificultará posteriormente a los equipos de rescate llegar hasta la popa del submarino hundido.

         A las 13:15 hora local, los 23 tripulantes supervivientes de los compartimentos sexto, séptimo y octavo deciden trasladarse al noveno, que es donde se encuentra una de las escotillas de emergencia del sumergible. Precisamente esta escotilla fue la que los buzos rusos intentaron abrir, cosa que no se consiguió hasta que llegaron los buceadores noruegos, una semana después de la tragedia, y determinaron que no había ningún superviviente.

         Si el Kursk hubiera sufrido tan sólo una "avería técnica", como se anunció en un principio, sus marinos se habrían salvado, subiendo hasta la cámara de salvamento autoflotante y de ahí a la superficie y hacia la vida...

         Los constructores dotaron al Kursk con tres salidas: a través de los tubos de los torpedos, en el compartimento de proa; por las escotillas de entrada del puente de mando y por la cámara autoflotante ligada a él, donde caben 130 personas; y, finalmente, a través de la escotilla de popa del compartimento noveno.

    ESCOTILLA DE SALVAMENTO DE POPA                           SILO PARA MISILES NUCLEARES

         La Cupula Militar Rusa se da cuenta de la desaparición del sumergible un poco antes de la medianoche.

  2. DOMINGO 13 DE AGOSTO:

         Buques de superficie de la marina rusa localiza al Kursk a las 00:35 GMT.

         Los primeros intentos de rescate se realizaron por medio de la campana Rusa Kolokol , que intentaría acoplarse al casco del submarino. Pero el submarino estaba escorado sobre el lecho marino, (lo que impidio el acoplo de la campana).

    CAMPANA "KOLOKOL"                                         MINISUBMARINO "PK-75"

         Los sucesivos intentos de acoplo fracasaron por la escora del submarino y porque la escotilla de escape estaba dañada.

         El minisubmarino PK-75 es lanzado al agua, pero no logra llegar al Kursk debido al mal tiempo y a las fuertes corrientes.

  3. LUNES 14 DE AGOSTO:

         La marina rusa anuncia que un submarino nuclear, tuvo problemas técnicos y está varado en el fondo del Mar de Barents.

         Los daños del submarino son consecuencia de un choque durante las primeras maniobras de la Flota del Norte y la situación es grave, indica el almirante Vladimir Kuroiedov, comandante en jefe de la marina rusa, al añadir que las posibilidades de salvar a la tripulación no son muy grandes.

         Según los militares, el reactor del sumergible está detenido y bajo control, y los misiles no llevan ojivas nucleares, no hay contacto por radio.

         Continúan las operaciones de rescate con el minisubmarino y la campana que se ven dificultadas por el mal tiempo y las fuertes corrientes.

  4. MARTES 15 DE AGOSTO:

         El almirante Kuroiedov estima que se temen graves consecuencias para salvaguardar las vidas de la tripulación. Luego asegura que los socorristas desconocían lo que sucedía a bordo del submarino. Lo único claro es que hay gente viva que manda SOS.

         Fracasan los nuevos intentos de salvamento con los medios rusos, debido a la fuerte tormenta que azota la zona.

  5. MIÉRCOLES 16 DE AGOSTO:

         La situación es crítica, pero Rusia dispone de todo lo necesario para el salvamento, afirma el presidente ruso Vladimir Putin.

         Los militares rusos indican que durante la noche cesaron las señales sonoras que se recibían de la tripulación del Kursk.

         Tras una conversación telefónica entre el presidente Bill Clinton y Putin, el mandatario ruso da la orden de aceptar la ayuda, de donde venga.

         Rusia pide formalmente ayuda a Gran Bretaña y Noruega.

         Noruega envía buzos al lugar del drama.

  6. JUEVES 17 DE AGOSTO:

         La hipótesis de un choque con un objeto exterior es más que probable, declaró el ministro de Defensa, mariscal Igor Sergueiev.

         La situación a bordo está cerca de la catástrofe, declaró el primer ministro ruso, Mijail Kassianov.

         Después de fracasar con los intentos por recuperar los cadáveres del Kursk, llegó a la zona la PLATAFORMA REGALIA. Es el Centro de Mando de la Operación. Fue construida especialmente para rescates en alta mar.

    PLATAFORMA REGALIA                          ZONA DE LA EXPLOSION

         Teniendo en cuenta la dificultad del rescate por la profundidad, se llegó a barajar la posibilidad de elevar la nave a los 30-50 mtrs o también elevar su popa.

         Un buque noruego, el Normand Pioneer, con un minisubmarino LR5 británico a bordo, se dirige al Mar de Barents.

         Washington, París y Londres aseguran que el Kursk se fue a pique luego de una fuerte explosión.

  7. VIENES 18 DE AGOSTO:

         La prensa rusa acusa a los jefes militares de mentir y ocultar información.

         Putin asegura que las posibilidades de salvar a la tripulación son muy escasas, pero todavía existen. Criticado fuertemente por no haber interrumpido sus vacaciones, Putin parte de Yalta (Ucrania) hacia Moscú.

         El almirante Viatchelsav Popov, comandante de la Flota del Norte, atribuye la catástrofe a una explosión a bordo, probablemente causada por un choque.

  8. SÁBADO 19 DE AGOSTO:

         Las familias reciben la notificación de que los plazos de supervivencia a bordo del Kursk fueron superados, declaró el viceprimer ministro Ilia Klebanov.

         El jefe del Estado Mayor de la Flota del Norte, vicealmirante Mijail Motsak, da a entender que probablemente no hay sobrevivientes.

         El vicealmirante Mijail Motsak evoca la hipótesis de una colisión del Kursk con un submarino británico. Londres, sin embargo, lo desmiente.

         Los equipos de socorro británico y noruego con el minisubmarino LR5 llegan a la zona del siniestro y esperan la autorización para emprender el rescate.

                                             SEAWAY EAGLE                          CASCO SUPER X-LITE 27                                       SCORPIO

  9. DOMINGO 20 DE AGOSTO:

         Los submarinistas noruegos descenderán en una campana fijada al buque "SEAWAY EAGLE" Equipada con:

    • Doce buzos
    • Dos ROV´s (remotely operated vehicles)
    • Tres grúas
    • (DP) dinamic position
    • Dos intérpretes

         Equipamiento de los buzos:

    • Casco Super X-LITE 27.

    • Traje Termico

         Mezcla utilizada :

    • 6% O2 94% He.

    • Buceo a Saturación.

         Los equipos británicos y noruegos bajan al Kursk, pero no logran abrir la escotilla. Las imágenes de video tomadas por los buzos noruegos confirman que la única escotilla de socorro está dañada.

         La misión de los buzos nunca fue entrar en la nave, algo prácticamente descartado por sus voluminosas escafandras especiales, aunque a riesgo de su propia vida quizá lo intenten, algunos voluntarios, si se encuentra la manera de levantar la tapa de la escotilla.

         Los buzos debían explorar el estado del Kursk para determinar si tenia sentido utilizar el minisumergible británico LR-5 y, en su caso, contribuir a acoplarlo.

         El viceprimer ministro ruso Ilia Klebanov, tras sacar conclusiones a partir de los reportes de los buzos noruegos, dijo hoy que el LR-5 tiene muy pocas posibilidades de acoplarse debido a que la escotilla de popa, la única que podría utilizarse para entrar en el submarino, está dañada por una fisura y con deformaciones.

         Ante ese panorama, hacia las diez de la noche de este domingo, se decidió detener las inmersiones de los buzos noruegos, hasta que se encuentre la forma de levantar la escotilla del Kursk. La primera opción, usar una grúa especial de uno de los navíos noruegos, fue descartada y todavía no se sabe qué emprender.

         Un grupo del equipo de buzos noruegos, fueron trasladados en helicóptero a la base naval de Severomorsk para entrenar un eventual ingreso al Kursk a través de una escotilla no dañada de un submarino de la clase "Oscar II".

    BUZOS NORUEGOS PRACTICAN LA ENTRADA EN UN SUBMARINO "OSCAR II"

  10. LUNES 21 DE AGOSTO:

         Para llegar al Submarino se utiliza una campana y un sumergible ROV SCORPIO de apoyo.

         Al llegar al submarino uno de los buzos se queda en la campana controlando la operación.

        Una vez sobre él supervisan los manómetros entre la escotilla exterior e interior para comprobar el nivel de presión. No se oyen golpes.

    BUZOS NORUEGOS LOGRAN EN MENOS DE 24 HORAS ABRIR LA ESCOTILLA

         Buzos noruegos logran abrir la escotilla de la cámara de descompresión. El Kursk está totalmente inundado. También informan que no registraron ningún escape radiactivo.

         Los militares aseguran haber descubierto cerca del Kursk restos de un submarino extranjero, probablemente británico; Londres lo desmiente.

         Todos los tripulantes del Kursk están muertos, anuncia el jefe del Estado mayor de la Flota del Norte.

         Moscú pide asistencia de Noruega para recuperar los cuerpos de los 118 tripulantes del submarino.

  11. MARTES 22 DE AGOSTO:

         Los Buzos se encontraron 4 cadáveres en el compartimento 9, pero se sabe, por una nota encontrada en el bolsillo del teniente Mikhail Kolesnikov, que allí podría haber hasta 23 más.

    13.15 horas. Todos los tripulantes de los compartimentos sexto, séptimo y octavo se trasladaron al noveno. Aquí nos encontramos 23 personas. Tomamos esta decisión como resultado de la avería. Ninguno de nosotros puede subir a la superficie".

         Según el almirante Kurayédov, el teniente capitán Koléshnikov anotó más adelante y con letra casi ilegible:

    13.5... [no se advierten los minutos]. Escribo a ciegas...".

         Kurayédov ha añadido que la carta también contiene mensajes personales, por lo que será entregada a la familia de Kolésnikov.

         En otras inmersiones se rescatan 10 cadáveres mas. Los sacan hasta la superficie con ayuda de la campana en sarcófagos herméticos.

         Los buzos hacen un agujero en el casco con utensilios de corte y soldadura. Se practicaran 7 agujeros en distintos compartimentos para continuar con el rescate de los cadaveres.

         Las operaciones para extraer los cadáveres de los 118 tripulantes, fueron suspendidas hasta que la nave sea elevada a aguas menos profundas, informó hoy la Flota rusa del Norte.

         Las autoridades navales rusas aún no han dado a conocer qué procedimiento se usará para izar al Kursk, de más de 14 mil toneladas de desplazamiento, aunque se ha mencionado la utilización de pontones inflables.

         Alexander Rutskoi, gobernador de la región de Kursk, de la que procedían la mayoría de los tripulantes del submarino homónimo, declaró que la nave llevaba a bordo un "torpedo irregular" que pudo haber sido la causa del hundimiento.

         El Kursk llevaba a bordo un nuevo torpedo y dos ingenieros civiles. No descarto que los ejercicios en el Mar de Barents involucraran el ensayo de este nuevo torpedo.


HOMENAJE A LOS CAIDOS

     Rusia entera lloró a los tripulantes del submarino nuclear "Kursk", que fueron declarados oficialmente muertos al noveno día del hundimiento de la nave en el mar de Barents.

     El luto nacional dispuesto por el Kremlin y el pedido de disculpas de la Armada resultaron insuficientes para consolar a los familiares de las víctimas, y prevalece la indignación y la bronca contra las autoridades. Incluso, se cree que mienten sobre la cantidad exacta de muertos.

CEREMONIA NAVAL


EL RESCATE

     La operación de reflotamiento fue algo sin precedentes en la historia por tratarse del submarino más grande que jamás se ha recuperado. El coste de la operación ascendió a 130 millones de dólares, una cantidad que tiene su recompensa al recuperar los misiles Granit que portaba el Kursk.

     No hay que ser un experto para percatarse que esta operación no era impulsada por el sentimiento, sino por intereses puramente militares y económicos.

     La compañía holandesa "Mammoet" fue contratada por Moscú para llevar a cabo esta arriesgada recuperación en uno de los mares más hostiles del planeta. La empresa envió allí a su monumental barcaza-grúa "Giant 4" de 5500 toneladas y 153 metros de eslora.

     La maniobra consistió en unir el Kursk a la barcaza por medio de unos enormes cables sujetos al casco del submarino por unas clavijas especiales que penetraban el casco del barco hundido.      El laborioso trabajo de los buceadores radicaba no solo en agujerear el casco y colocar las enormes clavijas, sino que además erigieron una enorme sierra para seccionar la proa.

     Se anclaron al fondo marino dos torres hidráulicas unidas por una cadena de dientes de acero que movida adelante y atrás serró el casco y separó su proa. Sería esta sierra la que más retrasos añadió a la operación.

     En el ascenso que le llevaría al fondo de la barcaza, el peso del submarino reposaría en la fuerza estructural de su casco, lo que alarmó a los analistas que opinaban que probablemente este habría sufrido daños y podría quebrarse durante la elevación.

     El peligro era muy alto, pues si el circuito de los reactores nucleares se rompía, vertería al mar su contenido radioactivo a lo que se unía la siempre presente amenaza de las armas que contenía el submarino y su posible detonación.

     Finalmente cuando todos los cables estuvieron anclados y la proa fue seccionada, el Kursk fue elevado hasta la barcaza sin que en ningún momento rompiese la superficie. Era el 8 de octubre de 2001, fecha que distaba de la deseada 15 de septiembre y que hizo temer que se detuviese la operación durante otro año más, debido a la llegada del mal tiempo.

     Anclado firmemente a su rescatadora, fue trasladado a un dique seco en Murmansk donde se examino y desmantelo. La operación fue un éxito total.

     La odisea de los familiares tocó a su fin y los restos de los submarinistas reposan en tierra firme.

     DESCANSEN EN PAZ.



COCLUSIONES

     Todo el mundo ha dado su opinión sobre la causa del accidente, porque desde el primer momento se cernió un secretismo total por parte de la cúpula militar rusa.

     El comandante en jefe ruso, almirante Vladímir Kuroyédov, ha insistido en que la nave chocó con un objeto.

     Washington informó de la presencia de dos de sus submarinos atómicos en la zona de entrenamiento de la Flota Rusa del Norte y, al mismo tiempo, se apresuró a declarar que ninguno de los dos colisionó con el Kursk.

     El almirante Kuroyédov menciona otras posibles causas de la catástrofe del Kursk: una mina flotante de la II Guerra Mundial, una avería de los timones cuando iba a toda máquina... "Yo no puedo entender qué ha podido ocurrir con el Kursk", dice atormentado el capitán Arkadi Yefanov, ex comandante del Smolensk, una nave del mismo tipo. Incluso llego a pensar que ha sido un sabotaje.

     El 55% de los accidentes que sufren los submarinos se debe a fallos humanos de la tripulación; el 21%, a accidentes por causas desconocidas, afirma el analista A. Narusbaev. El hundimiento del Kursk se ha atribuido a ese 21%. Es posible que alguno de los miembros de la tripulación haya tenido tiempo de dejar anotaciones de cómo y por qué ocurrió todo.      Lo más probable es que un torpedo experimental explorara en el momento de su lanzamiento.

     Lo que nunca sabremos es que si los rusos hubieran pedido ayuda en el primer momento del accidente se hubieran salvado los 23 marineros que se encontraban en el compartimento de escape de popa.      La incógnita esta, en porque los supervivientes no intentaron el escape, sabemos por la carta del teniente Koléshnikov que la cámara estaba seca en un primer momento, pero decia que ninguno podía salir a la superficie. ¿Por qué?:

  1. No podian abandonar el submarino porque la escotilla de escape no podía abrirse.

    Esta incógnita la pusieron en evidencia los buceadores noruegos que no tardaron mucho tiempo en abrirla.

  2. También desde medios navales se sugirió que la falta de oficiales de alta graduación que deberían haber dado la orden de abandonar el submarino, provocó que los supervivientes agotaran el tiempo más allá de los límites.

    Los profesionales submarinistas dudan de esta posibilidad, pues opinan que aun así, lo habrían intentado en los instantes finales.

  3. Que ninguno de los 23 supervivientes supieran manejar la esclusa de salvamento.

    La instrucción sobre salvamento en todos los submarinos del mundo es exhaustiva, y el manejo de las esclusas de salvamento es conocido por la totalidad de la dotación del submarino además suele haber carteles indicadores del procedimiento de escape en las inmediaciones de la esclusa, difícil podria ser el escape del ultimo hombre.

  4. Falta de trajes de escape en la cámara de salvamento.

    Teniendo en cuenta la precaria situación del ejercito ruso, el elevado coste de este material, 3000 euros unidad, y el detalle de no ser reutilizables parece probable que así fuese. En esta dirección se expresaba el ex oficial de la Flota del Norte Alexander Nikitine, quien aseguró que no disponían de estos trajes e hizo constar a la prensa que el presupuesto destinado al mantenimiento de los submarinos cubre solo el 10% de las necesidades.

El, presidente Vladimir Putin esta en el ojo del huracán, acusado de negligencia y de continuar de vacaciones a pesar de la tragedia. Paradójicamente, Putin es hijo de un oficial de submarinos y conoce como pocos políticos a la Armada. Pero las madres, mujeres e hijos de los marinos del Kurskle pedirán cuentas algún día.