ALMIRANTE GARCIA DE LOS REYES "S-31"

SUBMARINOS TIPO "FLEET" CLASE "BALADO"

NOMBRE NUMERAL QUILLA BOTADURA ALTA BAJA
ALMIRANTE GARCIA
DE LOS REYES
S-31 13-12-1943 30-04-1944 12-02-1969 01-04-1982


CARACTERISTICAS

ASTILLEROS: MANITOWOC S.B.
DESPLAZAMIENTO: ESTANDAR: 1.526 TONELADAS
1.826 TONELADAS EN SUPERFICIE.
2.414 TONELADAS EN INMERSION
DIMENSIONES: ESLORA TOTAL: 95 METROS.
ESLORA FLOTACION: 93,6 METROS
MANGA: 8,3 METROS.
CALADO: 5,1 METROS
MOTORES: 4 MOTORES DIESEL GENERAL MOTORS DE 1.600 C.V. Y 278 A.
4 MOTORES ELECTRICOS GENERAL ELECTRIC DE 1.375 CV.
Nº DE EJES: 2 EJES
BATERIAS: 2 CAJONES DE 126 ELEMENTOS
VELOCIDAD: 18 NUDOS EN SUPERFICIE.
10 NUDOS EN INMERSION
COTA MAXIMA: 120 METROS, AUNQUE PODIAN SUMERGIRSE A 150 METROS
AUTONOMIA: 11.800 MILLAS A 10 NUDOS EN SUPERFICIE.
95 MILLAS A 5 NUDOS EN INMERSION
ARMAMENTO: 10 TUBOS LANZATORPEDOS DE 533 mm. 6 EN PROA Y 4 A POPA.
14 TORPEDOS DE RESERVA.
1 CAñON DE 127/25
1 AMETRALLADORA ANTIAEREA 40/56
1 AMETRALLADORA ANTIAEREA DE 20/70
SONAR PASIVO: BQS-2
DIRECCION DE TIRO MK-106
DOTACION: DE 80 A 85 HOMBRES, 10 OF. 20 SUB. 45 CAB. Y 7 MARINEROS


HISTORIA DE LOS SUBMARINOS
TIPO "FLEET" CLASE "BALADO"

     Durante la segunda mitad de los años treinta la Marina de los EE.UU. puso a punto un tipo de submarino oceánico especialmente adecuado para operar en la inmensidad del océano Pacífico, capaz de enfrentarse a las fuerzas navales y mercantes del Japón, país rival de los intereses norteamericanos en el Pacífico y Extremo Oriente y por tanto potencial enemigo.

     Comenzando en la clase "Porpoise" en 1934 y a través de un proceso de evolución gradual, la Marina de los EE.UU. llegó a la segunda guerra mundial con un modelo normalizado y de construcción enteramente soldada, que lo hacía especialmente indicado para su fabricación en masa, la clase "Gato".

     De ésta, que llegó a numerar 77 unidades, derivaron la clase "Balao", cuya principal diferencia consistía en el incremento del grosor del casco, permitiendo así un sustancial aumento en la cota operativa de inmersión y finalmente la clase "Tench", constituida por 25 unidades más otras cuatro terminadas en la posguerra como "Guppy II" que introducía nuevos motores eléctricos y equipos, así como diversas mejoras en su distribución interna y en la resistencia a los daños en combate.

     Los "Tench" se terminaron demasiado tarde para desempeñar un papel significativo en la guerra, pero los "Gato" y "Balao" llevaron la mayor parte del peso del éxito de la ofensiva submarina contra el Japón.

     Los submarinos oceánicos de la clase "Balao" y "Gato" reagrupados por su semejanza en una misma clase, derivaban de la clase "T", y en su realización se cuidaron especialmente de las características de autonomía, habitabilidad, buena tenida en mar, potente armamento submarino y velocidad. El casco, soldado, era doble en la parte central y simple en los extremos, con formas muy afinadas a proa y a popa, con una zona de libre circulación de agua en las partes superiores de proa y popa.

     Estaba dividido en 8 cámaras estancas y los tanques de combustible y los dobles fondos se hallaban emplazados en la zona central, entre los dos cascos.

     Sus grandes inconvenientes fueron, las grandes dimensiones de su casco y la mole de su superestructura que ocasionaban tiempos excesivamente largos para las inmersiones y escasa maniobrabilidad.

     Pese a ello, constituyeron la columna vertebral de la flota submarina estadounidense en la Guerra del Pacifico, y en gran parte se debe a ellos la destrucción de la flota mercante japonesa.

     Entre los éxitos más importantes destacan los hundimientos de los portaaviones "Shokaku" (Cavalla), "Taiho" (Albacore), "Taiyo" (Rasher), "Unyo" (Barb) y "Sinano" (Archerfish); del acorazado "Kongo" (Sealion II); los cruceros "Agano", "Maya" y "Atago" 39 destructores, unidades menores y submarinos, además de los submarinos alemanes U-boote del tipo IX, "U 537" (Flounder), "U 183" (Besugo) y el "U 136" (Herring).

     Los mejores resultados bélicos fueron obtenidos por el "Flasher", que hundió un total de 100.231 t.r.b de buques mercantes enemigos, seguido del "Barb, con más de 90.000 t.r.b., además del portaaviones "Unyo".

     De 195 buques de esta clase entrados en servicio, (algunos completados durante la inmediata posguerra) los norteamericanos, perdieron 29 unidades, más uno dado de baja debido a los daños sufridos.

     En la posguerra, los "Gato/Balao" fueron modernizados en su casi totalidad según el programa GUPPY (Greater Underwater Propulsive Power), (mayor potencia propulsora en inmersión), las modificaciones comprendieron la reconstrucción de la torreta y de la parte de proa del casco con mejores formas hidrodinámicas, la total eliminación del armamento de superficie y la instalación de baterías más potentes para la rápida navegación submarina.

     También se realizaron otros programas de modernización de menor alcance como el "Fleet Snorkel", al que luego fue convertido nuestro "Almirante García de los Reyes". Muchas de estas unidades fueron cedidas a marinas aliadas.


EL USS. KRAKEN

     La fabricación del "USS Kraken SS-370" había sido autorizada por el Acta de 13-05-1942, que dio forma legal al Programa de Construcciones de Combate de 1943-44, adjudicándose el contrato de fabricación el 6 de junio siguiente a la Manitowoc Shipbuilding Co., radicaba en la ciudad del mismo nombre en el estado de Wisconsin.

     Puesto en grada el 13 de diciembre de 1943, fue botado de costado el 30 de abril de 1944, operación muy espectacular por la gran inclinación que alcanzaban los cascos lanzados al agua y que se hacía necesaria debido a la localización del astillero en la desembocadura de un río de escasa anchura.

     Alistado el 8 de septiembre de 1944, el flamante submarino utilizo el camino habitual seguido por las unidades construidas en Manitowoc para poder alcanzar el mar libre y que no era otro que un viaje en un dique seco flotante a través del canal de Illinois y el río Mississippi hasta alcanzar Nueva Orleans, en el estado de Louisiana.

     Destinado a operar en el Pacífico, una vez ultimado el adiestramiento de su dotación el "Kraken realizó cuatro patrullas de guerra entre diciembre del 44 y el final de la guerra contra Japón en agosto del año siguiente.

     Durante su transcurso consiguió lo hundimientos de un petrolero y al menos dos pequeños mercantes nipones de cabotaje, aunque su cometido habitual fue la vigilancia y el rescate de pilotos navales derribados en aguas de Indochina y Singapur.

     Una vez terminado el conflicto mundial, el "Kraken" volvió al territorio continental de los EE.UU. para participar en diversas celebraciones, quedando anclado definitivamente en San Francisco desde el 31-10-45 y apartado del servicio y en situación de reserva desde el 4 de mayo siguiente en dicha ciudad.

     Tras decidirse su préstamo a la Armada española, fue enviado a remolque en septiembre de 1985 al Arsenal de Pearl Harbour, en donde se procedió a un amplio recorrido y puesta a punto de todos sus equipos e instalaciones, al tiempo que se le sometía a los trabajos de conversión en Fleet-Snorchel.

     Estos trabajos consistian en la instalación del mástil de inducción para la alimentación del aire a los motores diesel, y el de exhaustación para evacuar los gases de escape, el "Schnorchel" de los alemanes, una nueva torreta o vela de líneas hidrodinámicas según el diseño elaborado por la Electric Boat Company.

     Así como una mejora de sus equipos de detección que obligó a efectuar alguna redistribución interior a fin de poder acomodar los nuevos sonares y sus equipos electrónicos asociados.

     Al igual que en varios "fleet snorkel" convertidos para la Marina norteamericana, se le eliminaron los reductores de engranajes instalados de origen, quedando los motores eléctricos principales acoplados directamente a los ejes propulsores, lo que iba a redundar en una mayor discreción acústica de la planta propulsora.

     Terminadas las obras en 1959, el "Kraken" fue puesto nuevamente en servicio en la Marina de los EE.UU., aunque con la única misión de adiestrar a la nueva dotación española enviada ex profeso a los Estados Unidos.

ACTO DE DE ENTREGA DEL "S-31" A ESPAÑA


ALMIRANTE GARCIA DE LOS REYES

     Adelantándose en algunos meses a la transferencia efectiva del submarino, la Armada dispuso, el 29 de abril de 1959, que su nombre fuese el de "Almirante García de los Reyes", en memoria del ilustre marino don Mateo García de los Reyes (1862-1936), ministro de Marina en 1928-1930 y principal artífice de la creación y consolidación de nuestra Arma Submarina, de la que fue su primer jefe y auténtica alma durante muchos años.

     Si excepcional iba a ser su papel en la Armada durante los años venideros, no menos excepcional resultaba el que se le dotase de nombre propio, rompiendo así con la insípida costumbre de designar a nuestros buques submarinos con denominaciones alfanuméricas, norma mantenida desde 1917 con muy escasas excepciones.

     El "Almirante García de los Reyes", resultaba, además, uno de los nombres más largos ostentado por unidades de la Armada, junto a algunos cañoneros de la clase "Pizarro", lo que planteaba algunos inconvenientes de tipo práctico, como la inscripción en las cintas del Lepanto, motivo por el que se adoptó la abreviatura "A.G. de los Reyes", incluso en los letreros de sus aletas.

El "E-1" Saliendo de Cartagena, Gabinete Fotografico de la ESUB.

     Al mismo tiempo se le asignaron las siglas de identificación "E-1" esta vez únicamente como numeral y no como propio, en un intento de enlazar con el antiguo sistema de numeración por clases, que llegaron hasta la letra D para saltar posteriormente a la G (de Germano), aplicada a la media docena de submarinos del modelo "VIIC", finalmente no construidas.

     Por fin, tras varios meses de constantes y agotadoras prácticas y ejercicios, llegó el tan deseado momento de izar con todos los honores en el casi flamante "A.G. de los Reyes" la bandera española, emotivo aspecto que tuvo lugar el 24 de octubre de 1959 en la Base Naval de Pearl Harbour. Recordemos que el ex "Kraken" se cedía en régimen de préstamo por períodos renovables de cinco años, continuando a efectos legales como propiedad estadounidense y por tanto seguía figurando en las listas de buques de la Marina de los EE.UU.

     El alta en nuestra Lista Oficial de Buques de la Armada y su pase a 3ª situación no se produjeron sino al día siguiente, 25 de octubre, según la Orden Ministerial dictada al efecto.

     La venida a España del "A.G. de los Reyes" se demoró aún otros tres meses, arribando a Cartagena, vía canal de Panamá, a últimos de enero de 1960 y siendo recibido con gran expectación por la comunidad naval española, encabezada por el propio ministro de Marina, almirante Abarzuza.

     No sólo era el primer submarino moderno que se adquiría desde 1942, sino también el de mayor desplazamiento poseído hasta el momento, con algo más de 2.400 toneladas en inmersión, en tanto que su eslora total de más de 95 metros tampoco ha sido superada hasta la fecha.

     Su incorporación al Arma Submarina permitió por fin a ésta disponer de eficaces y relativamente puestos al día, equipos de detección submarina (sonares) activos y pasivos, así como una moderna dirección de lanzamiento de torpedos, radar de exploración, contramedidas, etc.

     El "A.G. de los Reyes" portaba además el primer "snorkel" de un submarino español, aparato imprescindible en todo sumergible moderno y que la industria nacional no había sido capaz de procurarse a pesar de los estudios de la Armada y los esfuerzos de la "Bazan" a lo largo de los años cincuenta.

     El único arcaísmo aparente del buque resultaba ser el cañón de 127 mm. y 25 calibres, instalado a popa de la torreta y perteneciente a un modelo especialmente diseñado para su instalación en sumergibles, adecuado para funcionar en el hostil y corrosivo ambiente marino. Como resultaba superfluo para las nuevas tácticas de utilización del buque, se procedió inmediatamente a su eliminación y a la de los pañoles de municiones asociados, lo que permitió ganar algo de espacio interior, siempre valioso y muy escaso en un submarino.

     Otra particularidad del "A.G. de los Reyes" que lo distinguía netamente del resto de nuestros submarinos era su obra muerta, pintada enteramente de negro, frente al gris no muy oscuro habitual en el Arma Submarina (antes de la guerra civil se llegaron a pintar algunos sumergibles en verde claro, para dificultar su localización por la aviación). La experiencia norteamericana al respecto era bastante concluyente, por lo que se decidió conservar el color negro mate, que ayudaba también a infundir al submarino un cierto aire de respeto por parte de quienes lo contemplaban, práctica que se ha mantenido hasta nuestros días.


DESCRIPCION DEL ALMIRANTE GARCIA DE LOS REYES

El "S-31" Entrando en Nueva York, Gabinete Fotografico de la ESUB.

     Pero pese a las mejoras efectuadas en el buque durante su rehabilitación en Pearl Harbour, el "A.G. de los Reyes" continuaba siendo técnicamente en esencia un submarino de la segunda guerra mundial.

     De construcción enteramente soldada, presentaba un casco en acero de alta tensión de tipo sencillo en los extremos (cámaras de torpedos de proa y popa) y doble en la zona central, que además tenía doble fondo, reforzado para permitir una cota operativa normal de 120 metros en inmersión, frente a los 90 de la anterior clase "Gato" y que era la principal diferencia entre ambas clases.

     El casco resistente interior estaba formado por ocho compartimentos estancos principales, de los que la media docena central presentaba dos niveles y que eran los siguientes de proa a popa: cámara de mando y compartimento de auxiliares, alojamiento de dotación y cajón de baterías de popa, cámara de máquinas proa, cámara de máquinas popa, motores eléctrico y maniobra y finalmente la cámara de torpedos de popa.

     Las dos cámaras de torpedos servían también para alojamiento de la dotación. La torreta, unida a la cámara de mando, constituía un apéndice superior al casco resistente.

     En la zona situada entre los dos cascos de la nave se disponían los lastres y los tanques de combustible, cuya capacidad alcanzaba las 479,6 TM.

     En la parte superior del casco resistente se disponía la superestructura, optimizada para la navegación en superficie y provista de numerosas aperturas para permitir la libre circulación del agua.

     Los extremos eran afinados, con una proa algo lanzada tras la que aparecía un rebaje para acomodar el ancla (sólo a estribor) y la pareja de timones proeles, que se plegaban sobre la obra muerta cuando no eran utilizados.

     La primitiva torreta, con sus balcones para el armamento antiaéreo, ya hemos dicho que fue sustituida por otra, llamada "vela" en la jerga de los submarinistas, de líneas cuidadas e hidrodinámicas a fin de mejorar la velocidad en inmersión y disminuir algo los ruidos, provista de un prominente escalón en su parte delantera en donde hallaba acomodo el puente abierto de navegación y observación, mientras que la trasera, bastante más elevada, revestía los mástiles de los periscopios, el snorkel, las antenas del radar, de comunicaciones y de contramedidas electrónicas.

     Durante los diversos programas y conversiones emprendidos por la Marina norteamericana en la posguerra en sus submarinos del tipo "Fleet" se habían adoptado diversos tipos de velas, desde los múltiples modelos y variedades en escalón hasta las del tipo enterizo y material plástico características de los últimos "Guppy", siendo la del "A. G. de los Reyes" de un tipo bastante habitual y diseñado por la Electric Boat Company.

PLANTA PROPULSORA Y ELECTRICA

     La propulsión era diesel eléctrica, siendo los motores diesel, cuatro General Motors, modelo 16-278 A, de dos tiempos y 16 cilindros en V, con mecanismo de inyección y una potencia unitaria de 1.600 shp a 700 rpm. Cada uno de dichos motores actuaba sobre un generador principal General Electric, de 1.100 kW, c.c., que suministraban energía a los motores eléctricos y permitían cargar las baterías con cierta rapidez.

CAMARA DE MANIOBRA "CUBICULO"

     Los motores eléctricos principales eran cuatro General Electric, de 1.375 HP de fuerza unitaria, dispuestos en grupos de dos y acoplados directamente a los ejes, aunque en origen accionaban cada eje propulsor por medio de un reductor de engranajes Farrell-Birmingham, con una relación de 4,65 a 1.

     La potencia total a los ejes se había cifrado originalmente en unos 5.400 shp en superficie y 2.740 en inmersión, que según el proyecto inicial permitían alcanzar velocidades de 20,2/8,75 nudos, aunque las modificaciones efectuadas en el "A. G. de los Reyes" para convertirlo en "fleet snorkel" habían supuesto una reducción de la velocidad en superficie a 18 nudos, al eliminarse el generador eléctrico auxiliar, en una punta de unos 10 nudos sostenible durante media hora al régimen máximo de descarga de las baterías y de tres nudos mantenida durante un período máximo de 48 horas.

     La velocidad máxima en caso de utilizar el snorkel era de unos 6,5 nudos. Se disponía de un grupo auxiliar que suministraba energía a los distintos servicios del submarino, compuesto por un motor diesel General Motors, modelo 8-268 a, de dos tiempos y ocho cilindros, que movía un generador General Electric de 300 kw.

     La batería de acumuladores estaba formada por dos grupos de 126 elementos cada uno conectados en serie y pertenecía al tipo Sargo (plomo y acido), proyectado y desarrollado por la propia Marina norteamericana a finales de los años 30 y había dado un resultado excelente, siendo duradera y fiable.

     Las cerca de 480 toneladas de fueloil embarcadas permitían una autonomía en superficie de nada menos que 11.000 millas náuticas a la velocidad de crucero de 10 nudos, lo que reflejaba perfectamente los requerimientos que habían inspirado su diseño y que no eran otros que permitir operaciones bélicas prolongadas en el vasto escenario del océano Pacífico contra el Japón, principal rival de los EE.UU. en aquella zona del globo.

     A esta amplia autonomía se había incorporado una notable mejora de la habitabilidad, a fin de disminuir el agotamiento de la dotación durante las largas misiones de patrulla y obtener de ésta la mayor eficacia en combate.

     El amplio espacio disponible en el interior había permitido establecer una zona de comedor y esparcimiento diferenciada del espacio destinado a las literas, comodidad que contrastaba con la de otros submarinos de su época. Aunque el "A. G. de los Reyes" se había quedado muy rezagado en su habitabilidad frente a la conseguida en las nuevas construcciones submarinas de posguerra, lo cierto es que para la Armada española representaba una sustancial mejora con relación a los buques utilizados hasta entonces, todos ellos angostos y de discreta salubridad general.

CAMAROTE 2º COMTE

     También en este aspecto el nuevo submarino iba a abrir camino para nuestra Arma Submarina.

TANQUES

  1. LASTRES PRINCIPALES:

         Son los lastres de mayor capacidad, van situados entre los cascos exterior y resistente, su misión principal es la de darle flotabilidad positiva o negativa al submarino. Van vacíos en superficie, inundándose cuando se inicia la maniobra de inmersión.

         Llevaba 4 lastres el 1, 2, 6 y 7. El 2 y el 6 de capacidad muy superior y además estaban subdivididos en cuatro A, B, C y D. Los A y C en el costado de Estribor y en el de Babor los B y D.

         Para permitir la salida del aire con rapidez al hacer inmersión, llevaban unas válvulas de ventilación, situadas en la superestructura, escapando el aire desde la parte superior del tanque hasta la ventilación a través de tuberías (Pantalones).

         Estos lastres se soplaban con aire de alta presión hasta que el submarino tenia flotabilidad positiva. A continuación se terminaba de soplar con aire de baja, por medio del rotocompresor.

  2. TANQUES DE LASTRE VARIABLE:

         Dentro del casco resistente:

    • Nivelación proa.
    • Nivelación Popa.
    • Compenso de Torpedos Proa.
    • Compenso de Torpedos Popa.
         Fuera del casco resistente:
    • Auxiliar 1.
    • Auxiliar 2.
         La misión de estos tanques era: nivelaciones y auxiliares, de conseguir y mantener el trimado del barco a través del Piano de Nivelación.

         La misión de los compensos es suministrar agua para inundar los tubos lanzatorpedos antes de hacer fuego y recibir el agua de ellos antes de recargar.

  3. TANQUES ESPECIALES:

         Eran el Seguridad, Rápida y Flotabilidad, cada uno con una misión especifica.

    • Seguridad: Su función principal era proporcionar un medio rápido de recobrar la flotabilidad positiva cuando lo soplamos estando en inmersión, su capacidad era igual a la de la torreta.

    • Rápida: Se utilizaba para dar al submarino flotabilidad negativa, acelerando la maniobra de hacer inmersión o de cambiar de cota, estaba situado dentro del lastre 2 A-2 B.

    • Flotabilidad: Se utilizaba para corregir inclinaciones excesivas a bajar y proporcionar una inclinación a subir en la salida a superficie.

  4. LASTRES DE COMBUSTIBLE:

              Llevaba tres lastre de combustible, 3 A, 3 B, 4 A, 4 B, 5 A y 5 B, podían usarse también como lastres, estaban situados entre los cascos exterior y resistente.

  5. OTROS TANQUES:

    • Tanques de Combustible: Su misión era al de almacenar el combustible que han de consumir los motores térmicos. Situados entre el casco resistente y el exterior, iban en comunicación con el mar a través de la línea de compenso, con lo que el combustible consumido era reemplazado por agua del mar y los tanques iban siempre llenos.

    • Tanques Collecting y Expansión: Ambos tanques eran exteriores y estaban situados uno a babor y el otro a estribor, el Collecting era el tanque a donde llega el combustible procedente del tanque en servicio, servia como seguridad para que no se metiera agua en los tanques de combustible limpio. El de expansión estaba conectado a la línea de compenso y servia como tanque de rebose para evitar que saliera el combustible al exterior, si se producía una dilatación del combustible por aumento de temperatura.

    • Tanques de Combustible Limpio: Interiores al casco resistente, recibían el combustible del Collecting a través de las depuradoras y lo suministraban para consumo de los motores térmicos.

    • Tanques de Aceite de Lubrificación: Interiores al casco resistente y almacenaban el aceite de lubrificación.

    • Tanques de Agua Destilada: Interiores al casco resistente y almacenaban este tipo de agua para rellenado de los elementos de baterías.

    • Tanques Sanitarios: Recogían los desagües de retretes, duchas, fregaderos, etc. Cuando se necesitaba vaciar estos tanques, se soplaban con aire de servicio del barco, descargando así al mar su contenido.

SISTEMA DE ARMAS

          Su armamento estaba compuesto por 10 tubos lanzatorpedos de 533 mm, dispuestos seis a proa y cuatro a popa, con dispositivo de lanzamiento por aire comprimido ó eléctricamente y dotado de seguros apropiados para evitar la entrada de agua del mar en el submarino y para que el torpedo no se disparase sin estar el tubo listo.

          La dotación total de torpedos era de 24, con 10 de ellos en los tubos. Cada una de estas armas podía ser sustituida por una pareja de minas del modelo normalizado para submarinos.

          Nuestro "A. G. de los Reyes" estaba provisto de los torpedos Mk 14, un diseño de finales de los años treinta que había sido el arma usual de los submarinos estadounidenses en la segunda guerra mundial y durante muchos años después de aquélla, ya que a finales de los años setenta continuaban en servicio en diversas Marinas extranjeras.

    Era un arma totalmente convencional, con propulsión por turbina de vapor, espoleta de contacto, trayectoria programable a través del giróscopo del arma dentro de unos ciertos límites y siempre antes de efectuar el lanzamiento y peso total de 1.456 kilogramos, de los que 292 correspondían a la cabeza de combate, de explosivo HBX. Su longitud era de 6,25 metros y los alcances podían regularse a dos carreras distintas, 4.500 yardas a 46 nudos y unas 9.000 a 31 nudos.

    En los últimos años de servicio monto torpedos buscadores de propulsión eléctrica Mk 37.

  • DIRECCION DE LANZAMIENTO TDC: Instalada en la torreta y dividida en tres secciones: Sección Receptora que recibía las distancias observadas. Sección Indicadora que generaba los datos del buque blanco. Sección Solucionadora que calculaba la solución instantánea de los datos para el lanzamiento de torpedos.

  • ARMAMENTO ARTILLERO: Durante la segunda guerra mundial embarcó un armamento artillero formado por un cañón de 127/25 en la cubierta de popa de la torreta, un antiaéreo de 40 mm. y dos ametralladoras de 12,7 mm. en las balconadas situadas a proa y popa de la torreta, sustituidas por cañones Oerlikon de 20 mm. en uno o dos montajes sencillos. Todo este armamento artillero fue eliminado por la Armada al adquirirlo.

  • SENSORES

         Entre los sensores dispuestos a bordo podemos señalar:

    COMPARTIMIENTO SONAR

    1. RADAR DE EXPLORACION SS-2: modelo específico para submarinos, que podía utilizarse como equipo de alarma aérea (con muy pocas posibilidades), como ayuda a la navegación y para control de fuego de torpedos. Funcionaba con dos antenas diferentes, la SS montada sobre un mástil izable y la antena ST que se montaba sobre el periscopio de observación.

    2. IFF AN/UPX-12: Equipo de identificación que responde a determinadas preguntas de radares de reconocimientos de barcos o aviones. La antena estaba instalada en el mástil UHF.

    3. EQUIPO DE INTERCOMUNICACION Y ANALISIS AN/WLR-IC: Para interceptar y analizar señales electromagnéticas, con un margen de frecuencia de 500 a 10750 Mc/s repartidos en nueve bandas. Todas las antenas requeridas para el funcionamiento de este equipo se encontraban en el mástil contramedidas.

    4. EQUIPO DE INTERCEPTACION AN/WLR-3 A: Receptor de banda ancha que cubría las frecuencias entre 2300 y 10750 Mc/s. Su antena estaba en el mástil contramedidas.

    5. EQUIPO DE INTERCEPTACION DE PERISCOPIO AN/BLR-6: Diseñado para interceptar señales radar de las bandas de frecuencia "S" y "X", navegando a cota periscópica. La antena estaba situada en el periscopio de observación.

    6. EQUIPO DE INTERCEPTACION AN/BRD-6: Equipo especial compuesto de receptor y antena, determinador de la frecuencia y dirección de cualquier transmisión radio, con un margen de frecuencias de 250 Kc a 550 Mc. Tenia su propia antena.

    7. EQUIPO DE INTERCEPTACION CN-1306: Receptor extremadamente sensible de muy alta estabilidad, tenia altavoz y jack para oír la señal interceptada.

    8. SONAR PASIVO AN/BQR-2 B: Obtenía demoras del blanco con gran precisión, pudiéndolas leer en un dial o ver en unos registradores (RO-80 A) o en indicadores de Azimut en el sonar y torreta. Tenia 48 hidrófonos.

    9. SONAR ACTIVO AN/BQS-4 C: Era un sonar de exploración omnidireccional que empleaba un transductor para radiar impulsos al agua y los hidrofonos del BQR-2B para recibir ecos. Transmitía en frecuencias de 6,4 Kcs.

    10. CONTRAMEDIDAS SONAR DUUG-1C: Localizaba pings de sonar desde 4 a 50 Kcs. Tenia 4 hidrofonos en la vela. Siendo capaz en distancias cortas de determinar demoras de hélices.

    11. ANALIZADOR DE FRECUENCIAS RYCOM: Determinaba la frecuencia de las emisiones recibidas en el BQR a través de un amplificador.

    12. AN/BQA-8: Determinaba la predicción de distancia para una probabilidad del 50%, dato que nos daba una idea de la efectividad del sonar pasivo, además de un perfil del ruido propio y una indicación del principio y nivel de cavitación. Tenia dos indicaciones de cavitación y 10 hidrófonos, estratégicamente situados para medir el nivel de ruidos propios.

    13. TELEFONO SUBMARIO AN/UQC-1: Proporcionaba un medio de comunicación en fonía o grafía con otro submarino o buque de superficie. Con un alcance de 12.000 yds.

    14. TELEFONO SUBMARINO DE EMERGENCIA AN/BQC-1: Teléfono portátil para transmitir y recibir en fonía, además de poder transmitir una señal sonora (pitido) a efectos de localización. Con un alcance de 500 yds y el pitido entre 2.000 a 5.000 yds.

    15. SONDADOR AN/UQN-1G: Indicaba la profundidad desde la quilla, de tres maneras, en un tubo de rayos catódicos, en un papel registrador, y por medio de una señal audible.

    16. BATICELERIMETRO AN/BQH-1 A: Determinaba la velocidad del sonido en el agua y con ella saber las condiciones sonar y la profundidad óptima del submarino.

    MEDIOS DE SALVAMENTO Y ESCAPE

    1. BOYAS RADIO: Dos boyas transmisoras de emergencia, una en cada cámara de torpedos, lanzables por los eyectores de señales. Siendo de transmisión automática y emitiendo una, una raya continua y la otra la señal SOS SUB SUNK.

    2. BOYAS DE SALVAMENTO: Boyas de 3.000 libras de flotabilidad, carretel de cable de 1.500 pies, situado en cubierta a la altura de las cámaras extremas. Pintadas en color naranja y con un letrero identificador del submarino al que pertenecían. Se largaban desde el interior y a través del cable balizaban las escotillas respectivas de proa y popa y el cable se utilizaba para arriar la Campana de Salvamento.

    3. MEDIOS DE ESCAPE: Se podía realizar el escape con medios propios desde ambas cámaras de torpedos: a proa desde la Esclusa de Salvamento a popa por la Escotilla de la cámara provista de una faldilla, inundando toda la cámara. Escape con auxilio exterior: las escotillas de proa y popa estaban acondicionadas para la aplicación de campanas de salvamento y vehículos submarinos de rescate.

    4. MEDIOS DE SOCORRO Y SALVAMENTO: Estaba provisto de balsas inflables de color naranja y una Zodiac con motor de 20 HP. Y se podía suministrar aire de socorro al submarino desde el exterior.

    VEINTIDOS AÑOS AL SERVICIO DE LA ARMADA

    Gabinete Fotografico de la ESUB.

         Nada más arribar a aguas españolas, comenzó a desplegar una intensísima actividad, tomando el relevo del veterano "G-7", como unidad puntera de nuestra Arma Submarina. La flotilla quedaba completada por el trío de submarinos "D".

         En 1961 la Armada decidió aplicar un nuevo sistema de numerales a todas las unidades de la Lista Oficial de Buques, basado en la asignación de una decena a cada clase o modelo de buque precedida de una letra que indicaba su tipo. Así pues, en el caso del "A. G. de los Reyes" el numeral "E-1" fue sustituido a partir del 15-06-61 por el nuevo "S-31", precisamente este nuevo numeral se convertiría andando el tiempo en origen del cariñoso mote de el "treinta y único".

         Realmente estuvo justificado ya que llegó a ser el único submarino operativo de la flotilla.

         A lo largo de su carrera operativa, fue protagonista de un gran número de ejercicios y maniobras, muchos de ellos en conjunción con unidades de la Marina norteamericana, convirtiéndose en un buque muy querido por nuestros submarinistas gracias a su bondad, fiabilidad, resistencia, autonomía y habitabilidad.

         Hasta la incorporación en el verano de 1971 del "S-32" "Isaac Peral" ex "Ronquil, SS-396", en origen también compañero de la clase "Balao" y el primero del cuarteto de "Guppy IIA" procedentes de la Marina norteamericana, el abnegado "A. G. de los Reyes" no sólo fue el submarino más activo de la flotilla, sino también el más moderno y eficaz, gracias a sus sensores acústicos, que aunque no todo lo recientes que se hubiese deseado, sí resultaban claramente superiores a los instalados en nuestros restantes submarinos.

         Su continua actividad se vio interrumpida en tres ocasiones, de las que las dos primeras se debieron a la necesidad de proceder al cambio de su batería gastada, aprovechándose de paso para efectuarle una revisión y recorrido general.

    CAMARA DE MANDO

         La primera se llevó a cabo en el Arsenal de Filadelfia en vez de en Cartagena, ante la falta de respetos disponibles en nuestro país y la poca experiencia de los técnicos de la Armada y de la E.N. Bazán, en trabajos relacionados con este tipo de buque, que al ser único en nuestras fuerzas navales imponía una carga logística más pesada de lo habitual.

         El "A. G. de los Reyes" zarpó hacia el nuevo continente en 1964, quedando listo para prestar servicio en mayo del año siguiente y con algunas mejoras y adiciones en sus equipos de a bordo. Pocos meses después, en diciembre, recibía su bandera de combate en Cartagena, donada por la Capitanía General de la Zona Marítima del Mediterráneo.

         La segunda gran carena y cambio de baterías tuvo lugar esta vez en Cartagena durante los años 1971-72, ya que para entonces se habían dado grandes pasos en el mantenimiento de los buques de guerra procedentes de la ayuda americana, aunque se desistió de efectuar la sustitución de sus equipos de detección por otros más modernos, puesto que la incorporación de los "Guppy IIA" ex norteamericanos y los "Delfín" de proyecto francés y construcción nacional en la primera mitad de los años setenta pronto obligaría a retirar al gastado "A. G. de los Reyes" de las filas de la Armada.

         Emprendió así el submarino la que parecía recta final de su brillante carrera, claramente desfasado ante los avances de la tecnología, con problemas crecientes de suministro de respetos y sobre todo, suplantando en las principales misiones por otras unidades más modernas. El 10 de septiembre de 1974 y por O. M. nº 618/74 se ordenó su pase a la situación de disponibilidad, antesala de la baja definitiva, quedando fondeado en Cartagena con una dotación muy reducida y con la misión primordial de servir como fuente de respetos para sus compañeros de clase. Pero esta tercera ocasión de inactividad no iba a ser la definitiva, ya que el destino intervino para conceder al " A. G. de los Reyes" una postrera oportunidad de seguir prestando servicios a la Armada.

         El motivo sería la grave avería sufrida por el "Narciso Monturiol S-33" en sus máquinas en la primavera de 1975 y que obligó a darlo de baja ante la imposibilidad de su reparación. Las dificultades para obtener un nuevo submarino "Guppy" en los EE.UU. que permitiese mantener en cuatro el número de buques de este tipo hicieron reconsiderar la situación del "A. G. de los Reyes" mantenido en aceptable estado, por lo que se optó finalmente por su reacondicionamiento, volviendo a servir a partir del 3 de agosto de 1975 y por O. M. nº 638/75.

         Su misión primordial a lo largo de estos últimos años de su vida fue la de servir para las primeras tomas de contacto de las nuevas promociones de submarinistas con este duro medio, efectuando el adiestramiento básico como paso previo al embarque en las unidades más modernas de la flotilla.

         Como su sonar estaba totalmente inútil tras su año de inactividad y no era nada fácil obtener los numerosos recambios, se propuso que se instalara un domo, sobre la cubierta, el sonar del pie de oda del ahora inmóvil "S-33". este era el modelo BQR-2,. Pese a las primeras reticencias al fin se instalo y su funcionamiento fue bastante bueno, incluso mejoro la eficacia del " A. G. de los Reyes" en sus cometidos de adiestramiento. Exteriormente se dispuso un voluminoso domo de líneas hidrodinámicas, de más de 1,5 metros de altura sobre la cubierta y desplazado a babor, varios metros a proa de la vela, para acomodar los elementos de escucha, que afeaba bastante la estilizada línea del submarino, por lo que muchos le llamaban "el grano".

         El propósito de la Armada era mantenerlo operativo, hasta la entrada en servicio del "Galerna S-71", primero de los cuatro submarinos del tipo francés "Agosta" encargados a la Factoría de Cartagena de la E.N. Bazán y que se preveía quedase listo en 1981, pero los retrasos en su construcción hicieron que los efectivos del Arma Submarina se redujesen a lo largo de 1982 de ocho a tan sólo seis unidades, al darse de baja al "S-31" en septiembre y al "S-34" en octubre de 1982, sirviendo sus dotaciones para proveer los núcleos de las destinadas a los "Galerna" y "Siroco".

    CAMARA DE OFICIALES

         El 30 de diciembre de 1981 efectuó su última singladura, siguiendo la costumbre del Arma Submarina de efectuar sin inmersión final llevando a bordo a sus antiguos comandantes y la primera dotación, siendo recibido a su vuelta a la Base de Submarinos de Cartagena con el ensordecedor retumbar de las sirenas de todos los buques surtos en el Arsenal, como último acto de homenaje de la Armada y sus hombres al veterano buque. El 2 de enero siguiente comenzó su desarme, dándose definitivamente de baja en la Lista Oficial de Buques el 1 de abril de 1982, fecha en la que cedió su nombre a la Escuela de Submarinos por O.M. nº 414/24/82 de 7 de enero.

         Subastado para desguace por la suma de 18.185.000 pesetas, a finales de 1982, éste tuvo lugar en la factoría chatarrera del Espalmador cartagenero entre febrero y marzo de 1983.

         Durante sus más de dos décadas de servicio en la Armada española, el "Almirante García de los Reyes" registró más de 2.000 días de mar y un total de 132.252 millas y efectuó más de mil inmersiones, con un tiempo total bajo las aguas de 10.257 horas.

         Por último, debemos añadir que protagonizó la primera travesía en inmersión del estrecho de Gibraltar por un submarino español, al pasarlo el 12 de febrero de 1969 desde aguas atlánticas con rumbo a su base de Cartagena y al mando del CC. Fernando Martín Ivorra.


    COMANDANTES DEL SUBMARINO "S-31"

    CC. D. JOSE A. REINOSO MARTINEZ
    de 25.10.1959 a 25.10.1961
    CC. D. JACINTO GARCIA ABAJO
    de 25.10.1961 a 18.12.1963
    CC. D. GUILLERMO ALDIR ALBERT
    de 18.12.1963 a 10.04.1966
    CC. D. FRANCISCO SEGURA LACRUZ
    de 10.04.1966 a 15.07.1967
    CC. D. JULIO ALBERT FERRERO
    de 15.07.1967 a 24.09.1968
    CC. D. FERNANDO MARTIN IVORRA
    de 24.09.1968 a 03.10.1970
    CC. D. PEDRO PERMARTIN DE LA ROCHA
    de 03.10.1970 a 18.10.1973
    CC. D. FEDERICO AZNAR DE CARLOS
    de 18.10.1973 a 03.10.1974
    CC. D. PEDRO SOLER YOLIF
    de 03.10.1974 a 04.09.1975
    CC. D. CARMELO COELLO ROQUETA
    de 04.09.1975 a 27.10.1977
    CC. D. JOSE POBLACIONES PORTA
    de 27.10.1977 a 20.11.1979
    CC. D. LUIS URDIALES TERRY
    de 20.11.1979 a 01.04.1982