"LOS FOCA"

NOMBRE NUMERAL PUESTA DE
QUILLA
BOTADURA ALTA EN LA
ARMADA
BAJA EN LA
ARMADA
FOCA-I F-1 / SA-41 28-11-1953 15-04-1955 28-01-1963 04-07-1969
FOCA-II F-2 / SA-42 01-12-1953 04-02-1963 16-04-1964 04-07-1969


CARACTERISTICAS

ASTILLEROS: EMPRESA NACIONAL BAZAN DE CARTAGENA
DESPLAZAMIENTO: 17,81 TONELADAS EN SUPERFICIE.
20,38 TONELADAS EN INMERSION
DIMENSIONES: ESLORA TOTAL: 13,75 METROS.
MANGA: 1,70 METROS.
PUNTAL: 2,81 METROS
MOTORES: 2 MOTORES DIESEL PEGASO DE 125 HP.
1 MOTOR ELECTRICO CENEMESA (PATENTE SIEMENS) DE 110 HP
Nº DE EJES: 1 EJE
VELOCIDAD: 9,5 NUDOS EN SUPERFICIE SIN TORPEDOS.
11,5 NUDOS EN INMERSION
COTA MAXIMA: 80 METROS.
40 METROS CON TORPEDOS
AUTONOMIA: 600 MILLAS EN SUPERFICIE.
11,5 MILLAS EN INMERSION A TODA VELOCIDAD
120 MILLAS A 3 NUDOS EN INMERSION
ARMAMENTO: 2 TORPEDOS DE 533 mm. G7E MONTADOS EN SENDAS CANASTAS A LAS BANDAS
DOTACION: 2 HOMBRES


SUBMARINOS TIPO "FOCA II B"

     Cuando acabo la II guerra mundial, muchos científicos y técnicos alemanes se las ingeniaron para marchar al extranjero, entre ellos el ingeniero Erich Vollbrecht, que formó parte de un grupo de técnicos navales llegados a España, trayéndose consigo más de 5.000 planos microfilmados de submarinos, incorporándose a la E.N. Bazán.

     Después de evaluar varios modelos se escogió para empezar a proyectar el modelo alemán "Seehund", que en la versión española se llamaría "Foca" traducción de su nombre original al castellano.

     Proyectados por el Dr. Vollbrecht en la oficina técnica para submarinos y torpedos montada por la E.N. Bazán en Madrid, puede decirse que el problema que se pretendía resolver, con la construcción de estos submarinos enanos, era el comprobar la capacidad industrial española para poder suministrar, en un momento dado, los elementos integrantes de la construcción de submarinos de asalto en gran serie.

     Es decir, evaluar la capacidad de proveer al astillero de todos los materiales y equipos para que aquél ensamblase los buques en factorías del interior del país. Los submarinos eran transportables por carretera y ferrocarril.

     Presentaba una serie de diferencias con su antepasado, lógica consecuencia de su españolización y de la diferencia de conceptos con el modelo original alemán, aun cuando no podía evitar un cierto aire de familia.

     Fue el "Foca II-b" el proyecto que finalmente se construyó con todas las variaciones y modificaciones que se fueron acumulando.

     Exteriormente, presentaba considerables diferencias: el casco era un cuerpo cilíndrico acabado en un casquete parabólico en proa y cónico en popa y si bien no poseía una línea hidrodinámica integral de "gota de agua", si poseía una línea adecuada para una navegación en inmersión según los últimos conocimientos de la época; la navegación en superficie se resentía de esta línea, a pesar de una pequeña roda postiza, ya que es sabido que este tipo de líneas no son adecuadas para la navegación en superficie.

     La popa presentaba una clásica configuración en cruz de quillas, configuración muy utilizada en los submarinos "Walter" y que ha sido adoptada por los submarinos de tercera generación, pero con la adición de una aparatosa tobera Kort; su apariencia, pues, en este sentido, resultaba considerablemente moderna.

     El conjunto de ambos timones quedaba por detrás de la tobera (1,22 m de diámetro) cerrando el espacio de giro de la hélice tripala de paso fijo y de casi un metro de diámetro, y quedaban dentro de la zona del chorro de reacción de la hélice, lo cual les confería un considerable mando, que fue posteriormente aumentado con la adición de pequeñas partes en los bordes de salida, los ángulos de movimiento eran: 70º el timón de dirección y de 55º el de profundidad, éste poseía una mayor compensación que el de dirección y llegaba a penetrar cinco centímetros dentro de la zona de sombra de la tobera.

     No llevaba timones en proa.


     Hacia la mitad de su eslora presentaba una aleta dorsal (mal podía llamarse vela a aquella pequeña estructura de 1,40 metros de altura y 0,90 de longitud) donde quedaba alojado un rudimentario snorkel, que solamente era la admisión de aire ya que los escapes se efectuaban directamente por la parte superior del casco, casi encima del motor eléctrico, efectuada directamente a la cámara de mando.

     En esta aleta estaba situado, asimismo, el periscopio "Ltiema" de ocular fijo, no izable, de una longitud total de 2,50 metros y ángulo vertical de + 80º a - 10º y que quedaba sobre la superficie del agua, en navegación en superficie, a una altura aproximada de 2,30 metros. A popa de la aleta estaba ubicada la escotilla de acceso (de 550 mm de diámetro) que, en vez de la clásica tapa estanca, llevaba una cúpula de plástico transparente que servía simultáneamente de cierre y puesto de observación directa.

     La entrada al submarino se efectuaba encima mismo del asiento del comandante, cuya parte superior del respaldo, una vez plegada, servía de escalón intermedio para el acceso al interior.

     La motorización se resolvió con motores autóctonos; el diesel de camión originario se sustituyó asimismo por un diesel Pegaso de 125 CV. con sobrealimentación y refrigeración directa, lo que obligó a que el submarino presentase unas características aberturas de cierto tamaño, de seis cilindros en línea, cuatro tiempos y simple efecto.

     El motor eléctrico era un Cenemesa (de patente Siemens) de fabricación nacional de doble inducido y de 110 CV. Con los aumentos de potencia ( Superficie: "Seehund" 60 CV. "Foca" 125 CV. Inmersión: "Seehund" 25 CV. "Foca" 110 CV.) se pretendía obtener una considerable aumento en la velocidad, como así fue, ya que de los casi 8 nudos se pasó a 9,5 en superficie y de seis en inmersión, a 11,5. Las autonomías aumentaron de 500 a 600 millas en superficie y en inmersión de 63 a 150.

     Las prestaciones, pues parecen lo suficientemente mejoradas como para ser consideradas muy buenas, pero en la práctica, estos submarinos dieron una considerable cantidad de quebraderos de cabeza, en particular, por lo que hace relación con sus baterías, o por lo delicado de su construcción.

     Las baterías de estos submarinos al igual que en los alemanes, eran las mismas que las de los torpedos G7E, tenían una reducidísima vida y eran peligrosas, como pudo comprobarse cuando se estaban haciendo pruebas de motores sobre calzos y al someterlas a intensidades de descarga considerables generaron una explosión. Sea como fuere, la batería en cuestión, formada por elementos Tudor 13PT210/1,5 no llegó a funcionar correctamente jamás.

     El hecho es que por una u otra causa, su rendimiento operativo fue bajo, 50 salidas en cuatro años el "SA-41" y 28, en tres años el "SA-42".

     Siendo su costo de mantenimiento elevado (500.000 pesetas de 1936 a 1967 por buque y año)lo que hizo que tuvieran una corta vida efectiva.

"SA-41" en Cartagena; Gabinete Fotografico B. de Submarinos

     La habitabilidad de los "Foca" se podría decir que era relativa y que utilizando una frase muy militar, "se le suponía".

     El hecho concreto es que un buque de tan reducido espacio habitable (la cámara de mando medía solamente 3,30 metros de longitud y en su interior se alojaban dos lastres de regulación y los dos de compensación de torpedos, amén de bidones de oxígeno, todos los elementos de gobierno, maniobra, control y ataque y la propia dotación) y con un diámetro del casco resistente de sólo 1,42 metros, que obligaba a quedar encorvado, sentado o en cuclillas, obliga a pensar en que más que habitable, era sufrible.

     No parece ser que se registrase ningún caso de claustrofobia a bordo, pero se debe reconocer que si se hubiese dado algún caso, éste hubiese estado más que justificado. Indudablemente, las condiciones de habitabilidad eran mucho mejores que las de los primeros alemanes. Entra pánico al pensar que en un "Neger" o un "Marder" el piloto estaba sentado dentro del angosto espacio de una simple cabeza de combate de un torpedo, sin poderse mover de su posición, en la que debía permanecer de bastantes horas.

     No resulta extraño que a los pilotos que volvían de sus misiones de combate se les hubiese de extraer materialmente de su buque y devolverles la posición de sus piernas a base de vigorosos masajes y la del resto de su cuerpo con procedimientos más enérgicos.

     Aparte de ello y a causa de las propias limitaciones del cuerpo humano, la simple evacuación de determinadas necesidades primarias era una total utopía en según que posiciones y estado; por ello, la ciencia germana acudió en su ayuda y proporcionó unas tabletas llamadas "D-IX" que permitían mantener la lucidez, reflejos y concentración necesarios durante las operaciones, al tiempo que retardaban o suprimían la involuntaria actividad renal e intestinal, con lo cual hacían evitable el pensar en determinadas funciones fisiológicas.

     Las tripulaciones alemanas miraban a las pastillitas con harta desconfianza y es que la supresión de modo violento de las naturales funciones de las naturales funciones del cuerpo humano, pensaban que no podía resultar nada bueno, máxime cuando ello se hacía a base de una mezcla de productos como la pervitina, la cocaína y el eucodal, entre otros.

     Las tripulaciones españolas, afortunadamente, no hubieron de pasar por pruebas similares, pero no cabe duda de que tuvieron momentos de franca angustia y que su valor, valía y capacidad profesional fueron puestos a dura prueba en más de una ocasión; pero unos buques a los que se les indicaba un tiempo máximo sin abrir escotillas de unas 50 horas y que carecían del más mínimo servicio sanitario o de cocina, habían de resultar, como mínimo, una verdadera prueba física y un calvario para su tripulación.

     Por lo que respecta a la propia navegación en inmersión, no parece que difiera demasiado de los "Seehund" alemanes; el propio Dr. Volbrecht decía de ellos que su conducción, era tan fácil como montar en bicicleta, lo que indudablemente no dejaba de constituir una hiperbolización cierta y en desacuerdo con los comentarios efectuados por algunos de quienes los tripularon.

     El hecho en sí es que en un buque de pequeño tamaño como era aquél y con unas formas no demasiado adecuadas para navegar en superficie, había de ser necesariamente peculiar y que una navegación con una simple marejadilla había de resultar algo inolvidable; por lo que respecta a la navegación en inmersión en aquellos buques, en que el simple cambio de la posición de una caja de herramientas bastaba para cambiar la inclinación del buque, había que pensar en las posibles consecuencias de un simple cambio en la posición del cuerpo o en el más mínimo movimiento.

"SA-42" en Barcelona; Gabinete Fotografico B. de Submarinos


HISTORIA DE LOS "FOCA II B":


     Efectuaron algunas salidas por la bahía de Escombreras, pero nunca fueron considerados por la Armada como submarinos operativos ni siquiera dentro de su categoría enana.

     El "SA-42" estuvo en la Semana Naval de Barcelona en 1966, donde llegó a bordo del transporte "Castilla" y en donde hizo una demostración en la Dársena del Puerto. Un domingo por la tarde y con los muelles repletos de público, el "SA-42" junto con el "SA-51", maniobraron perfectamente por sus aguas, efectuando varias inmersiones y sus correspondientes emersiones.

     Los "Foca" lucían unos escudos en las aletas dorsales, en el que se veía un buceador montado a caballo de una foca.

     Por O.M. nº 3.182/69 de 4 de julio de 1969, causan baja en la Lista Oficial de Buques de la Armada.

"SA-41" en la Estación Naval de la Algameca; Gabinete Fotografico B. de Submarinos

     El final de los dos "Foca" ha sido ornamental. El "SA-41" fue cedido a la Estación Naval de la Algameca, a cargo del Centro de Buceo de la Armada, que lo utilizó, hundido para que los buceadores de combate realizaran practicas.

     Acabando finalmente en el Jardín de la Estación Naval de Mahón aunque con la numeral pintada de "SA-42".

"SA-42" en la Base de Submarinos; Foto de Pedro Curto

     Su gemelo el verdadero "SA-42" está expuesto como monumento en el patio principal de la Base de Submarinos Isaac Peral de Cartagena.



COMANDANTES DEL SUBMARINO "SA-41" (EX "FOCA-I", EX "F-1")

TN. D. JUAN A. GARATE COPPA
de 06.10.1954 a 30.09.1957
TN. D. POMPILIO MARABINI DIAZ
de 30.09.1957 a 23.01.1960
TN. D. LUIS RODRIGUEZ MENDEZ-NUñEZ
de 23.01.1960 a 31.12.1961
TN. D. LUIS SANCHEZ MASSIA
de 31.12.1961 a 23.01.1964
TN. D. CRISTOBAL LOPEZ CORTIJO
de 23.01.1964 a 04.02.1966
TN. D. FERNANDO DODERO GARCIA DE TUDELA
de 21.02.1966 a 20.08.1966
TN. D. FERNANDO GUILLEN SALVETTI
de 20.08.1966 a 02.04.1967
TN. D. FELIPE DEL REY SANCHEZ
de 02.04.1967 a 01.09.1967


COMANDANTES DEL SUBMARINO "SA-42" (EX "FOCA II", EX "F-2")

TN. D. JUAN A. GARATE COPPA
de 06.10.1954 a 30.09.1957
TN. D. POMPILIO MARABINI DIAZ
de 30.09.1957 a 23.01.1960
TN. D. LUIS RODRIGUEZ MENDEZ-NUÑEZ
de 23.01.1960 a 31.12.1961
TN. D. LUIS SANCHEZ MASSIA
de 31.12.1961 a 01.05.1963
TN. D. FRANCISCO J. CAVESTANY GARCIA
de 01.05.1963 a 10.02.1964
TN. D. JOSE L. RIPOLL GUTIERREZ
de 10.02.1964 a 10.02.1965
TN. D. FERNANDO GUILLEN SALVETTI
de 10.02.1965 a 02.04.1967
TN. D. FELIPE DEL REY SANCHEZ
de 02.04.1967 a 01.09.1967